Trabajar por amor a la familia.

Una de las grandes paradojas que se repite incesantemente, es la afirmación de trabajar más tiempo y más duro por amor a la familia. Pero… ¿De qué sirve todo ese esfuerzo y dedicación, si finalmente no sobran momentos que compartir estando juntos?

Amor a la familia no es solo mantenerla económicamente. Es importante encontrar el equilibrio que nos garantice tiempo para disfrutar de ella. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *