Jóvenes corresponsables

Dentro de la Fira Jove de juliol d’Alboraia

Colorín, acolorit, la samarreta s’ha netejat
Ciutat de l’Esport d’Alboraia

Metodología: Se plantearon diversos conceptos interpelándoles y dos juegos diseñados exprofeso para esta feria, una tabla de tareas mediante imanes y emoticonos y una dinámica “Colorín, colorado, la camiseta se ha limpiado” para averiguar cual es el recorrido que una camiseta hace “misteriosamente” desde que esta sucia en el cesto de la ropa hasta estar doblada y planchada en el armario. La manera de participar era totalmente dinámica y festiva y participativas. Pudiendo participar tanto niños y niñas como sus familiares. Dependiendo de la afluencia de público, en unas ocasiones lo hacían en solitario y otras en grupo.

Localización: Organizado por la concejalía de juventud, en el recinto ferial deportivo durante tres días. 6, 7 y 8 de julio, en horario de tarde, de 17 a 20 h.

Población beneficiaria: Destinadas a grupos familiares y público infantil y juvenil hasta 18 años de la población, 8.824 niños/as y adolescentes (4.500 chicas y 4324 chicos) más los familiares que les acompañen en el caso de los más pequeños, 1.245 menores de 10 años, aproximadamente 2.400 adultos.

Población asistente: Participaron de las mismas durante toda la jornada de la feria un aproximado de 70 familias, unas 300 personas participaron de manera directa o indirecta. Y no observamos diferencias de participación en cuanto al sexo, atraía tanto a chicas como a chicos. En relación a las edades que se observaron en el desarrollo, se pudo observar una mayor predisposición a las familias que contaban con niños de entre 5 a 10 años aunque tuvo buena recepción tanto de mayores como de niños.

Objetivo: Brindar un acercamiento de conceptos, corresponsabilidad y conciliación, a diversas familias.

Dinámicas realizadas por Alia

Colorín colorado, la camiseta se ha lavado” consiste en brindar la secuencia de acciones que las personas realizan para limpiar una camiseta sucia y guardarla en el armario. De manera general observamos que no se tiene demasiada idea de que cosas se necesitan tener en cuenta para poder llevar adelante la operación, pero también vimos que al aportarle conceptos les brindábamos ideas que rápidamente identificaban. No tienen hábitos de hacerlo, como es normal en su edad, pero tienen un conocimiento latente de verlo realizar. Esto es un aspecto muy positivo que nos habla de la importancia de sensibilizar en actas tareas y de hacerlo con actividades participativas, pero también nos habla de lo subjetivado que tienen la asociación de tareas de cuidado con mujeres, que aunque el discurso teórico es de compartir, lo que ellos ven (y por tanto aprenden) es que es una “cosa de mujeres”.

Colorín, colorado, la camiseta se ha lavado

Calendario de tareas” que consiste en acomodar la dinámica familiar dentro de un calendario. Para ello debían primero elegir emoticonos representando a cada miembro de la unidad familiar de entre los que se les ofrecían. Y después elegir algunas tareas diarias o no y poner quien las realizaba de manera más constante.

Calendario de tareas corresponsables

Resultados obtenidos Han brindado un aporte importante en el diagnóstico de las dinámicas familiares y su organización interna. La mayoría de las familias que participaron desconocían términos como corresponsabilidad y conciliación, sin embargo, al momento de la explicación de las actividades, se remarcaba la importancia en la concientización de los mismos en edades tempranas. Esto evidencia tanto la necesidad de sensibilizar en edades escolares dichos conceptos a través de juegos, talleres entre otros, como una distribución poco equitativa en relación a las tareas del hogar.

Por otro lado, aunque muchos niños/niñas venían acompañados de sus padres, algunos solo de ellos, hubo poca respuesta y participación de los hombres que acompañaban a los niños en las dinámicas, les dejaban más hacer a ellos solos -frente a las mujeres que en mayor medida “completan” las actividades-, pero después interaccionaban menos sobre lo que sus hijos e hijas habían comentado. Por el contrario, las madres se veían en la obligación de dar más explicaciones y en muchas ocasiones inducían a los y las menores a ponerle actividades a los padres, si veían que no habían puesto muchas. Las profesionales participantes nos fuimos con la idea de que las mujeres “excusábamos” a los hombres por la menor participación en tareas domésticas.

Cabe destacar que, fue global la reacción de los niños/as respecto al impacto visual que genera la realización de la actividad “calendario” cuando los mismos representaban que las tareas domésticas eran realizadas en su mayoría por la madre despertando incomodidad en sus participantes y una intención de compensar las tareas en todos los integrantes de la familia.

Por otro lado, se trabajó en ambas actividades en materia de reflexión la importancia del hecho que las tareas domésticas no solamente son acciones como cocinar, sino que implican en la persona que las realiza una carga mental que queda invisibilizada. A su vez, se reflexiona acerca de los beneficios de ser corresponsables en nuestras casas y con objeto de que sigan reflexionando en casa les hacíamos entrega de una sopa de letras de elaboración propia.

Durante todo el taller las personas asistentes estuvieron acompañadas por 3 personas especializadas pertenecientes a Alia que les guiaron las diferentes dinámicas.