La importancia de los cuidados.

Es cierto que, actualmente, la mujer ha podido integrarse mucho más en el mundo laboral que años atrás, pero la carga logística en cuanto a las tareas del hogar y cuidados de los hijos, sigue recayendo mayoritariamente en ellas, por lo que supone una doble labor y dificultad para prosperar en sus carreras laborales.

A lo largo de los años, no se les ha dado a los cuidados la importancia que realmente tienen, siendo relegados fundamentalmente a las mujeres y convirtiéndolo en una tarea propia de estas.

Es el habitual caso de la pareja heterosexual con hijos, donde la mujer suele deja su carrera laboral para dedicarse a la crianza y a los cuidados de la casa. Popularmente, se considera que deja de “trabajar”, aunque no se puede negar que realmente se trata de una dura labor NO RECONOCIDA Y REMUNERADA. Gracias a esto, la otra parte (generalmente el hombre), puede dedicar su energía a prosperar en su ocupación laboral. Algo que no sería posible si su pareja no estuviera dedicando su tiempo a dichos cuidados.

Esto demuestra como el patriarcado se sustenta en base a los cuidados, y que para que funcione el sistema son necesarios.

En conclusión, no está mal enseñar a las niñas dichas labores, el problema está en que no se hace lo mismo con los niños y, por tanto, no hay un reparto de responsabilidades en este aspecto relegando todo el peso a las mujeres, a quienes además, no se les reconoce su valor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *